Follow by Email

lunes, 21 de octubre de 2013

LUNES SIN SOL



Son las diez cuarenta y cinco y el sol radiante, como es la época, no luce y baña mi espíritu. Ya se sabe el ganador español del concurso, Como siempre, creí que el mío era bastante bueno, pero, a juicio de Juanjo, parece que, como el gobierno de la nación, necesito mejorar. El próximo año, si se convoca de nuevo, me aplicaré mas.
Leerlos
No es lo que parece
Habían atravesado la capa de nubes y un sol radiante bañaba todo el interior del avión ¿Quiénes eran y que era lo que echaban? Se preguntó Bashir, que con su hermano Abdel, jugaba en el interior de aquel aparato destartalado, medio hundido en la arena, mientras su padre y sus hermanos mayores estaban en las montañas. La madre miraba a lo alto, con el rostro desencajado, viendo como se acercaba una nube con unos polvos de color marrón.
Salidas de emergencia
Habían atravesado la capa de nubes y un sol radiante bañaba todo el interior del avión. Tenía las manos húmedas y el aire artificial le irritaba la garganta. Consultó el reloj. Disponía aún de cincuenta minutos para disfrutar de su soledad portátil en aquel paréntesis a ocho mil metros de altura. Abajo aguardaba el pasado recalcitrante que volvería a pegarse a su piel e impregnar la ropa con el rancio hedor gris de la rutina usada, adueñándose de nuevo de todos los rincones de su espíritu. Por la ventanilla se divisaba el mar azul que brillaba hasta el infinito. Se desabrochó el cinturón, salió al pasillo y comenzó a gritar.